Yamaha Super Ténéré ZE: la rehabilitación

En algunos aspectos, la llegada de la nueva Super Teneré en 2010 fue una decepción. Demasiados defectos le impidieron competir con la referencia GS. Con la versión actual, aquí en su acabado tope de gama denominado ZE, Yamaha da a la Super Teneré sus credenciales. ¿Buscas una moto de ocasión? Encuéntralas todas en el concesionario de motos segunda mano Crestanevada.

Recordemos que la primera Super Teneré fue criticada por su falta de electrónica, las limitadas funciones de su instrumentación, su asiento perfectible y su burbuja no regulable. Hoy en día, todo esto se ha olvidado gracias a la introducción de suspensiones controladas y control de crucero. El asiento se ha modificado y el panel de instrumentos se ha ampliado considerablemente, mientras que, como en la FJR, ahora se puede controlar desde el manillar. Por último, la burbuja puede ajustarse si se detiene, ya que el mecanismo es manual.

En su color negro mate, este ZE impresiona con sus maletas a juego, protecciones tubulares y faros antiniebla LED adicionales. Mientras nos preparamos para un viaje al Gran Ducado para evaluarlo (no es el Dakar, pero Luxemburgo, con su red de curvas, será una dura prueba en carretera), dejemos que nuestra pasajera dé su opinión: «Comparado con las fotos, este Super Ténéré es mucho más bonito en la realidad. Y el color mate, que no suele gustarme, le da un aspecto muy bonito, casi militar. Contra todo pronóstico, me gusta, ¡y mucho más que una GS! Yamaha también nos dijo que eran muy sensibles a esta opinión femenina porque, cuando se compra una moto para dos personas, la estética del otro sexo suele ser lo más importante… Es cierto que no hay falta de gusto en la gran moto trail de Yamaha. Algunos se quejarán de que los latiguillos son demasiado visibles, pero nosotros no; aunque es cierto que la unidad de control de la suspensión trasera podría haber sido más discreta. Menos imponente que una GS Adventure o una KTM Super Adventure (por supuesto, ¡ambas tienen un depósito de 30L!), la Yam ofrece un conjunto coherente y equilibrado con unas bonitas maletas a juego (2X32L y 30L para el baúl).

Los nuevos componentes electrónicos se suman al equipamiento original, que ya incluía el sistema «ride-by-wire», el control de tracción y el frenado acoplado. En esta ocasión, el ordenador de a bordo dispone de un sinfín de funciones y toda una serie de menús que pueden manejarse desde la consola izquierda. Cuesta un poco acostumbrarse, pero acabas encontrando tu camino entre las distintas pantallas, los puños calefactables, la suspensión electrónica, etc. Una nota desagradable: la indicación de autonomía restante es demasiado extravagante para tenerla en cuenta. En general, sólo se puede confiar en él en el fondo del depósito, digamos para los últimos 50 kilómetros. Un depósito que, en nuestra moto de pruebas, no ocupaba los 23 litros, sino sólo 19. Menuda diferencia.

La crisis de la carcasa en la unidad de control izquierda, que también contiene todos los controles para el equipo electrónico. A la derecha, el mando de las luces antiniebla.

Contacto: el silenciador Akrapovic, cuidadosamente oculto por la alforja izquierda, emite un sonido cavernoso y metálico poco agradable al oído que genera un fenómeno de resonancia «a bordo» que amplifica el nivel sonoro. Es una opción cara (más de 900€) de la que podemos prescindir, nos parece…

Yamaha Super Ténéré ZE: la rehabilitación

¿El silenciador Akra? Bueno…