Prueba en pista: BMW M2 Competition contra Tesla Model 3 y Audi RS 3

En una inusual prueba comparativa, Throttle House contrapone dos deportivos compactos alemanes y una berlina media estadounidense con propulsión eléctrica. Aunque es probable que relativamente pocos compradores de automóviles duden seriamente entre el BMW M2 Competition, el Audi RS 3 y el Tesla Model 3 Performance, la comparación permite echar un vistazo interesante a las prestaciones de los vehículos, que en realidad son difícilmente comparables, según la disciplina.

 

La comparación entre el BMW M2 Competition y el Audi RS 3 es relativamente ordinaria, aunque incluso en este caso hay más diferencias que similitudes. Mientras que el Audi, con el frontal más pesado, viene con un motor transversal de cinco cilindros, tracción total y DKG, el BMW parte de una distribución equilibrada del peso, un seis cilindros en línea montado longitudinalmente, cambio manual de seis velocidades y tracción trasera pura. ¿Furgonetas en Toledo? Las mejores en furgonetas segunda mano Toledo Crestanevada.

 

El trío se hace completamente incomparable con el Tesla Model 3 Performance, que sigue unas reglas completamente distintas tanto en dimensiones como en propulsión. Con casi 500 CV y tracción total, el Tesla acelera de 0 a 100 en solo 3,4 segundos y eclipsa claramente a la competencia con motor de combustión de 400 CV. Por otro lado, la propulsión eléctrica y, sobre todo, la batería de iones de litio relativamente grande, con una capacidad de 75 kWh, requieren un peso elevado, de más de 1,8 toneladas.

 

Está claro desde el principio que el BMW M2 Competition solo puede seguir el ritmo de sus rivales si es considerablemente más rápido en las curvas. El Tesla Model 3 Performance en particular está en otra liga en las rectas. Sin embargo, también está claro que gracias a sus muchas piezas tomadas del M3 y M4 Competition, el M2 tiene exactamente los ingredientes adecuados a bordo para dar a sus rivales una carrera por su dinero durante toda una vuelta. El vídeo de Throttle House muestra lo que ocurre en la práctica: