Perfección japonesa: Informe de Conducción Mazda6 Facelift 2018

Con el lavado de cara del Mazda6 2018, la marca japonesa ha actualizado notablemente su buque insignia. Exteriormente, apenas se nota; una mirada más de cerca al predecesor revela la parrilla fresca, más grande y dominante. Todo lo demás es principalmente de naturaleza técnica y hace que incluso la competencia premium más cara parezca antigua. ¿Sabías que Crestanevada compra tu coche con la mejor tasación online del mercado?

Incluso en el precio básico de 27.590 euros (precio del coche de pruebas: 42.010 euros), Mazda instala un head-up display que proyecta información en el campo de visión del conductor. No hay pantalla de plástico adicional, como ocurre actualmente incluso en el mucho más caro VW Passat (head-up display sólo opcional). También se incluyen de serie numerosos asistentes de seguridad. También se incluyen de serie los faros Full LED, una característica que en todos los demás lugares sólo está disponible con sobreprecio. En el interior encontrarás una pantalla táctil de 8 pulgadas para el infoentretenimiento, que se controla mediante una rueda giratoria en la consola central durante la conducción por motivos de seguridad. Sólo con esta característica de serie Mazda lucha un poco contra la competencia. Si luego simplemente optas por la actualización Apple CarPlay / Android Auto, cualquier desventaja desaparece.

El mayor cambio, aparte de los motores revisados, está en la cabina. Completamente rediseñado, más fresco, de mayor calidad, mejor. En la variante Sports Line con el paquete Plus de 3.450 euros, Mazda ya no tiene que esconderse de los productos más caros. Aspecto de ante fino con tapicería de Ultrasuede, que es lavable y repele la suciedad gracias a la nanotecnología. Además, una aplicación de madera Sen, que deja claro el origen japonés en el interior. Y por último, pero no por ello menos importante, están los nuevos asientos, más voluminosos, que no sólo son más cómodos, sino que también incorporan por primera vez ventilación (opcional). Por cierto, esto hace que el aire entre por los asientos y no, como suele ser el caso, sople el aire hacia la parte trasera.

Todos los motores del Mazda6 Facelift 2018 cumplen la normativa de emisiones Euro 6d-temp. En el caso de los motores de gasolina, esto se consigue incluso sin filtro de partículas de gasolina; basta con un puñado de inteligentes revisiones internas del motor. Lo mismo se hizo con los motores diésel. En el caso del turbodiésel de 2,2 litros, sin embargo, es necesario instalar un catalizador SCR para cumplir la nueva norma de emisiones mediante la inyección de AdBlue. En nuestra primera prueba, condujimos el motor de gasolina de 165 CV, acoplado a la transmisión automática opcional de 6 velocidades. También se puede encontrar una evaluación más detallada en nuestro informe sobre la unidad de vídeo.

En general, el Mazda6 Facelift es más silencioso que su predecesor, el habitáculo está mejor aislado y la conducción es, en general, más agradable. El chasis es preciso y silencioso al mismo tiempo, no tiene ambiciones deportivas y se concentra más en la suavidad y el confort. También son dignos de mención los discos de freno del eje delantero, que se han ampliado hasta 320 mm en los modelos diésel. En los modelos de gasolina, por desgracia, todo sigue igual, con 297 mm.