Prueba del Volkswagen Taigo 1.5 L TSI 150 R-Line

La versión coupé del SUV urbano T-Cross, que apareció en 2020 bajo el nombre de «Nivus» en Sudamérica, hace ahora su aparición en el viejo continente bajo el suave nombre de Taigo. Esperando seguir la tendencia de los SUV coupé lanzada hace casi 14 años por BMW con el X6, el Taigo es el primero de su clase en el segmento de los SUV urbanos y también la segunda versión coupé de un SUV de un fabricante generalista (después del Renault Arkana, que pertenece al segmento superior). Echemos un vistazo a un éxito en ciernes.

Presentado a finales de 2021, el Taigo podría ser la próxima gallina de los huevos de oro de Volkswagen. Técnicamente, se basa en la plataforma MQB A0 que comparten el Polo y el T-Cross hasta ahora, así como el famoso Nivus presentado en Brasil hace casi dos años. Técnicamente, no hay ninguna novedad importante que reseñar, ya que todas las tecnologías presentes en el Taigo han sido probadas por los modelos mencionados anteriormente, señala el concesionario de coches de segunda mano en Sevilla Crestanevada. De este modo, la empresa de Wolsburgo limita los costes de desarrollo al tiempo que ofrece un nuevo vehículo en su gama con una forma de carrocería completamente nueva.

Sin embargo, la cuestión espinosa sigue siendo la del posicionamiento del Taigo en la gama de SUV de Volkswagen, que ahora son 5: T-Cross, Taigo, T-Roc, Tiguan (disponible en dos longitudes) y Touareg. En términos de marketing, se enfatiza el lado joven y dinámico de un SUV coupé para distinguirlo del T-Cross, que es urbano y familiar, y del T-Roc, más orientado a clientes premium. Si nos fijamos en las dimensiones, el Taigo es el más largo del trío, 15,8 cm más que el T-Cross y 3,2 cm más que el T-Roc. En términos de espacio, el Taigo tiene más espacio en la parte trasera que el T-Cross y un maletero que es 83 litros más grande cuando el asiento trasero deslizante del T-Cross se coloca en su posición máxima. En definitiva, las dimensiones y el espacio interior del trío de SUVs estrella de la marca son más o menos idénticos, pero la diferencia de posicionamiento se nota finalmente en los motores. Mientras que el T-Cross lleva el 1.0 L TSI 110, el Taigo lleva el 1.5 L TSI 150 de 4 cilindros, que es mucho más agradable de conducir y sólo emite 138 g de CO2 (es decir, una penalización de 260 euros). La diferencia de coste entre los dos motores combinados con una caja de cambios automática DSG7 es de «sólo» 1.620 euros, es decir, alrededor del 5% del precio nuevo en los acabados superiores Style y R-Line. El 1.5 L TSI es el que prefiero para esta prueba. En cuanto al T-Roc, parece estar en una categoría superior ya que su gama de motores incluye unidades diésel y, por supuesto, el sulfurado 2.0 L TSI con 300 CV en la versión R.

Antes de abordar el capítulo del diseño exterior e interior, echemos un vistazo a las posibilidades de configuración que dan protagonismo al sacrosanto Dios de la sencillez, habitualmente apreciado por los fabricantes japoneses. Volkswagen ha querido que la gama sea lo más accesible posible para simplificar las opciones del cliente. Así, el Taigo tiene un precio de 23.850 euros para el nivel de entrada en su acabado «Life» asociado al 1.0 L TSI de 3 cilindros y 95 CV con BVM5. Existen entonces varias opciones para aumentar el precio final:

los acabados: Life Business (+ 1600 euros), Style (+ 4320 euros) o R-Line (+ 4060 euros)

los motores: 1.0 L TSI 110 BVM6 (+ 840 €) / DSG7 (+ 2 570 €) o 1.5 L TSI 150 DSG7 (+ 1 620 € frente a TSI 110 DSG7, sólo en Life Business, Style y R-Line)

Por último, la lista de opciones se reduce al mínimo, ya que el primer nivel de equipamiento incluye el Digital Cockpit, la conducción semiautónoma de nivel 2 (gracias al Travel Assist) y los faros LED de serie. Por otro lado, los niveles de acabado Style y R-Line también hacen hincapié en el equipamiento de serie, incluyendo los faros matrix LED, el asistente de conducción semiautónoma, el Digital Cockpit Pro, el acceso sin llave, el climatizador automático de dos zonas y el cargador de inducción para móviles. En otras palabras, el Taigo es una verdadera referencia del segmento en términos de equipamiento.

Una cosa es segura, Volkswagen no ha terminado de surfear la ola de los SUV, una categoría con infinitas variantes de carrocería de las que el Taigo ofrece una sabrosa mezcla: la elegancia de un coupé, la robustez de un SUV. Pero no nos equivoquemos, a pesar de su carrocería suficientemente alta y de sus guardabarros ensanchados con zapatos de plástico negro, el Taigo sigue y seguirá siendo un simple vehículo de tracción, al igual que el Taigo del que toma la plataforma.

El diseño exterior del Taigo presenta una franja brillante con el logotipo de VW en el centro. Es el tercer modelo de VW, tras el Golf y el Polo facelift, que utiliza este elemento de diseño. El parachoques delantero es específico de nuestro acabado R-Line con algunos apliques negros, un fino toque de cromo en la junta del capó y, por supuesto, el pequeño y estilizado logotipo «R».

De perfil, la línea general del Taigo es muy esbelta con algunos elementos característicos en un SUV coupé, a saber, una línea de cintura recta que se hunde hacia delante y una luneta trasera especialmente inclinada para apoyar la línea «coupé» del Taigo. Los pasos de rueda de plástico mate dan al Taigo un aspecto ligeramente aventurero, aunque en la práctica no sea así. Tenga en cuenta que las barras de techo son opcionales y no son compatibles con el techo solar.

En la parte trasera, el Taigo utiliza un diseño de faros bastante similar al del T-Cross, pero mantiene la exclusividad de una franja luminosa para los amantes de la simetría y/o perfeccionistas. El efecto nocturno está garantizado, además de reforzar el efecto premium. La parte inferior del parachoques trasero, de nuevo específica del R-Line, me resulta menos atractiva, sobre todo por las salidas de escape ficticias y la línea roja reflectante que alberga los sensores de la cámara de visión trasera. Sin embargo, es menos visible en nuestro modelo de prueba gracias al color exterior King Red, que es muy atractivo y revela toda su profundidad bajo el sol.

Aunque el Taigo se basa en el interior del Polo Facelift, se diferencia del resto de la gama en varios aspectos. En primer lugar, el Digital Cockpit viene de serie, por lo que ya no hay un contador de agujas disponible en este modelo. La novedad del Taigo radica en su modelo de actualización, realizada a distancia (OTA = over the air), pero sobre todo en la posibilidad (a través del programa We Upgrade) de que el comprador añada opciones a su vehículo directamente online. De este modo, es posible, por un determinado importe, añadir al vehículo la navegación o el control por voz. Cabe señalar que esta posibilidad no sólo está reservada a los primeros compradores, sino también a los futuros propietarios en el mercado de segunda mano.

Los colores y materiales del interior del Taigo están lejos de ser poco críticos. Los plásticos duros reinan, aunque el ajuste y el acabado no son criticables. También está ese molesto mando táctil para el aire acondicionado, que no es muy ergonómico, y me sorprende la ausencia de cuero, incluso sintético, entre las opciones ofrecidas. La tela, que antes era una auténtica seña de identidad de un vehículo de gama alta, parece estar de moda en todas sus formas, incluso para un vehículo de más de 35.000 euros.

Me hubiera gustado resumir las impresiones de conducción con un «no te preocupes, es un Volkswagen», pero unas pequeñas anotaciones realizadas a lo largo de la prueba me lo impiden. Empezamos y terminamos esta prueba con varias decenas de kilómetros en la A8, un recorrido de autopista bastante exigente que combina cambios de ritmo, numerosos peajes, tráfico intenso y una diversidad permanente de relieves que nos obligan regularmente a relanzar o soltar el pedal derecho. En los peajes, el pie está en la puerta como es costumbre para socavar la insonorización del Taigo durante la fase de aceleración. El resultado no es muy bueno teniendo en cuenta el ruido muy poco favorecedor del 1.5 L en las revoluciones, la caja de cambios que parece dudar demasiado para pasar a la marcha superior una vez estabilizada la velocidad y el motor de pesca que parece estar ausente a pesar de un tiempo muy honorable en el ejercicio del 0 a 100 km/h de 8 segundos, la culpa sin duda con un par un poco justo de 250 Nm. El resultado a ritmo constante es bastante satisfactorio, la insonorización, ya sea mecánica, aerodinámica o de rodadura, está perfectamente controlada. Sus pasajeros viajarán con total tranquilidad en este sentido. Un pequeño problema ergonómico a tener en cuenta: para desactivar el asistente de carril, hay que pulsar el botón del extremo del volante izquierdo, pulsar OK en el lado derecho del volante para desmarcar la casilla «Asistencia de carril» que aparece en el salpicadero, y volver a pulsar el botón del volante para volver a su visualización normal.

En la red secundaria, las cosas se ponen un poco peor. El confort del asiento sigue siendo bueno, el tacto de la dirección es bueno y los mandos son bastante consistentes, te sientes como en un coche serio. Sin embargo, en varias ocasiones, cuando la carretera era áspera (un agujero, una tapa de alcantarilla), el tren delantero parecía escurrirse, sin problemas de tracción ni giros lejanos, sino una sensación de rebote, como si el tren delantero se desplazara ligeramente. Probablemente sea el resultado de una mezcla poco convincente de ruedas de gran diámetro y un chasis orientado al confort (por no decir chicle). Es aún más molesto, ya que esta situación es probable que se repita con regularidad, ya que la red de carreteras francesa es cada vez peor. En cuanto al consumo de combustible, nos encontramos con una media de unos 7,0 L / 100 km, no excesiva pero lejos de ser una buena puntuación dado el peso de la máquina.

Se puede decir que Volkswagen rara vez se ha equivocado al lanzar un nuevo producto en Europa, así que si se trata de un SUV urbano, será un éxito siempre. El Taigo tiene muchas ventajas, empezando por un estilo favorecedor, una completa gama de motores, un interior muy satisfactorio y un equipamiento habitualmente reservado a los segmentos superiores, que ya está presente en la versión estándar. A pesar de algunas carencias en carretera, el Taigo es un auténtico ganador gracias a su interesante posicionamiento de precio y a una nueva oferta de leasing totalmente flexible: ahora se puede ajustar el kilometraje anual (sólo al alza) o simplemente optar por otro vehículo de la marca también en leasing sin necesidad de llegar al final del contrato. Es una buena manera de atraer a los clientes que aún son reacios al alquiler y de llenar un poco más la cartera de pedidos de la marca con sede en Wolsburgo.