Prueba del Volkswagen ID.4

La ofensiva de Volkswagen en el mercado de los coches eléctricos no ha hecho más que empezar. Después del ID.3, que probamos entre dos confinamientos este otoño, ahora le toca al SUV de la familia ID.4 pasar por nuestras manos.

Había apreciado mucho el compacto ID.3: vivo, silencioso, cómodo, un bonito éxito desgraciadamente empañado por algunos defectos: un acabado no muy acorde con la imagen de la marca y un precio todavía excesivo. Todo ello sin tener en cuenta los problemas de infraestructura ligados al vehículo eléctrico en la actualidad: la recarga y la autonomía. ¿Lo hará mejor el ID.4?

Al descubrir la maqueta en el aparcamiento, el capital de simpatía es bastante fuerte, puntualiza el concesionario de coches de segunda mano Madrid Crestanevada. Es cierto que se trata de un SUV, una categoría que está engullendo alegremente el mercado de los coches a pesar del sentido común, pero éste es significativamente diferente. La ID.4 se basa en las líneas principales de la ID.3, pero se compone principalmente de curvas suaves. El lazo me recuerda irresistiblemente a un panda (¡imagínate!). El perfil está marcado por una sencilla línea de la carrocería, que comienza en el guardabarros delantero y se extiende hasta los faros traseros. El panel inclinado del cuarto trasero, con su acabado de imitación de aluminio, intenta hacer el conjunto más dinámico, pero en realidad se parece más a un Peugeot 5008, que ya utiliza el mismo dispositivo, al igual que el alerón trasero. Si la gama ID quiere dotarse de una estética diferenciada del resto de modelos de la marca, los faros traseros retoman, sin embargo, el diseño de banda continua ya visto en el Seat Ibiza de los años 90 o en el T-Roc.

Es imposible no mencionar las gigantescas ruedas de 21″ que equipa mi fiel corcel, el Dusk Blue. Renault inició la tendencia con su Scenic, y parece que continúa. Es otro pequeño truco de estilo para vestir un perfil que, de otro modo, habría sido bastante masivo.

Es hora de subir a bordo para descubrir, oh sorpresa, ¡el mismo salpicadero que en el ID.3! ¿Es lo mismo? No. Se ha cambiado un detalle: ha desaparecido el abominable tornillo que se veía en el centro de la consola central. ¡Gracias Volkswagen! La calidad percibida de los materiales parece estar un paso por encima de la ID.3. Tampoco es nada trascendente, los aficionados al plástico espumado con el corazón y al montaje al milímetro se quedarán con ganas de más, pero hay avances. Sin embargo, no hay mejoras en la ergonomía de ciertos controles.

Los temidos controles táctiles con retroalimentación háptica son tan temperamentales como siempre y tienen vida propia (y no son retroiluminados). Y aunque la reducción del número de botones es un paso en la dirección correcta, puede haber límites en cuanto a lo que se puede llegar. Los elevalunas eléctricos, por ejemplo: sólo 2 botones a la izquierda/derecha, que accionan los elevalunas delanteros por defecto. Y si quieres abrir las ventanillas traseras, tienes que pulsar un botón específico. Mientras se conduce, por supuesto. Además, otras ideas están bien pensadas: el head-up display de realidad aumentada o las inserciones de LED en el salpicadero que, unidas al GPS, te muestran la dirección a seguir.

Realmente te sientes como en casa en este ID.4. No falta espacio a bordo, las superficies acristaladas son generosas y el suelo es completamente plano. Si hay un aspecto positivo a tener en cuenta sobre el motor eléctrico, es el espacio a bordo. El ID.4 se basa en la misma plataforma MEB que el pequeño ID.3. La distancia entre ejes de 2,76 m es idéntica. El motor está situado en las ruedas traseras, las baterías en el suelo.

El ID.4 se distingue por un voladizo trasero más largo, que permite un generoso maletero de 543 litros, acorde con su vocación familiar. Tiene una forma bastante cúbica y también un doble fondo oculto para viajes discretos a un paraíso fiscal. ¿Y bajo el capó? Bueno, sin motor, sin maletero. Sólo una especie de bodega técnica que podría haber sido acondicionada.

Es hora de evaluar la conducción de este hermoso bebé de más de 2 toneladas. Puse el pie en el freno, giré el selector a Drive y me fui. Los primeros kilómetros (largos) del viaje transcurren en la autopista, un terreno en el que los coches eléctricos no son los más cómodos para mantener su autonomía. La velocidad constante, los vientos en contra y la aceleración en los peajes no son muy amigables. Dinámicamente, los 204 CV del ID.4 parecen ser la dosis justa para mantener el coche vivo pero no excesivo. La aceleración no está al mismo nivel que la del ID.3 más ligero, pero sigue estando en la gama media alta de los vagones. El sistema de frenado regenerativo también es el mismo que el de su predecesor, con dos ajustes posibles. Desgraciadamente, este tipo de frenada no le permite detenerse por completo, al contrario de lo que a veces hace la competencia.

Es una vez en pequeñas carreteras rurales cuando puedo probar el verdadero carácter del SUV. Me di cuenta casi inmediatamente de que estaba mareado. Nada que ver con nuestro destino del día (el Sena Marítimo), pero la causa es más bien la suspensión. Son demasiado blandos, amortiguan en exceso los baches e irregularidades, con una relajación demasiado amplia. La solución es, por una vez, bastante sencilla: cambiar al modo Sport. El cambio es bastante radical sin ser violento. La amortiguación controlada se endurece para ofrecer un confort germánico. Firme, pero con un comportamiento más riguroso. La dirección también se vuelve más firme, para una conducción más precisa.

Así aparejado, nuestro valiente ID.4 de tres palos se convierte en un muy buen roadster, capaz de afrontar tranquilamente las curvas, de jugar con el primer tractor que se le presente y de recorrer los kilómetros en un silencio y una comodidad imperiales. El comportamiento de la tracción trasera de este gran SUV es bastante sorprendente y finalmente lo hace bastante entrañable, para un coche familiar, claro. La elevada distancia al suelo le permite incluso plantearse el off-road sin temor a fracasar estrepitosamente en el ejercicio. En cuanto a la frenada, es muy buena, pero el recorrido del pedal es demasiado largo y hay que anticiparse para conseguir el resultado deseado.